La palabra té viene de "tay", así se pronuncia en la provincia Fujian (China) y de ahí los holandeses aprendieron a pronunciarla. Por otro lado, los portugueses importaron de Macao la palabra “cha”, que es té en mandarín y cantonés.